MAD MEN -TEMPORADA 7- NEW BUSINESS


NEW BUSINESS (12 DE ABRIL DE 2015) -AVISO SPOILERS-

Los últimos episodios de Mad Men tienen un inevitable sabor a despedida. New Business es probablemente la última vez que vamos a ver a Megan (Jessica Paré). Su divorcio de Don Draper (Jon Hamm) es uno de los conflictos centrales del capítulo, lo que permite cerrar -de alguna manera- la historia del personaje.


Pero Don es sin duda el protagonista de la serie y la imagen final de este capítulo no parece presagiarle nada bueno. Asistimos, al principio, a varios momentos en los que Draper parece tomar conciencia de lo que ha ido perdiendo con cada fracaso sentimental. Primero le vemos mirar con nostalgia a su familia, a sus hijos, que viven con Betty (January Jones). Esa mirada se repite tras "solucionar" el proceso de divorcio con Megan. La culpa lleva a Don a darle nada menos que un millón de dólares a su exmujer. Don se siente responsable a pesar de los consejos de Roger Sterling (John Slattery) y haciendo caso, sorprendentemente, a Pete Campbell (Vincent Kartheiser). Es quizás esa culpa la que lleva a Don a escapar de Betty, de Megan, a soportar incluso la humillación del marido de su vecina y examante -Sylvia (Linda Cardellini)- para lanzarse a los brazos de Diana (Elizabeth Reaser), una camarera que resulta ser un alma todavía más extraviada que el propio Don. De hecho, Diana también abandona al publicista, dejándolo completamente desamparado, como bien expresa la imagen final de su lujoso piso completamente vacío.


Los personajes masculinos no salen bien parados en este capítulo. Don sufre tras sus sucesivas separaciones y padece la venganza de su rencorosa exsuegra, Marie (Julia Ormond). Además, en una subtrama bastante desarrollada, el director de arte Stan (Jay R. Ferguson) sucumbe -profesional y sexualmente- ante una mujer a la que teme, Pima Ryan (Mimi Rogers). Una artista que se mueve como un hombre en un mundo que hasta ahora había estado dominado por lo masculino. Es quizás un signo de que los tiempos estaban cambiando.


CAPÍTULO ANTERIOR: SEVERANCE