BETTER CALL SAUL -TEMPORADA 1- MARCO


MARCO (6 DE ABRIL) -AVISO SPOILERS-

Afirma Joseph Campbell, autor de El héroe de las mil caras (1949), que la idea de la muerte y la resurrección está presente en los mitos de todas las culturas del mundo. Desde luego encontramos esa energía en el episodio final de la primera temporada de Better Call Saul. Se completa en este el arco de transformación del protagonista, Jimmy McGill (Bob Odenkirk), aunque luego su historia continúe en Breaking Bad (2008). Somos testigos de una evolución en la que el personaje pasa de ser "Slippin´ Jimmy", estafador, a Jimmy McGill, abogado. Pero en el camino ha ocurrido algo que deja a nuestro "héroe" más cerca de su futuro alias, Saul Goodman.


Para entender esta odisea interior del personaje, asistimos a secuencias -soberbias- que se van sumando para explicar cómo el alma de Jimmy se ha modificado durante la temporada. La primera de ellas, es un monólogo en el que el personaje -devastado por la decepción del episodio anterior- confiesa su pecado original: esa falta que le llevó a prisión y que provocó que necesitase la ayuda de su hermano Chuck (Michael McKean). Hay que destacar que este elemento de la historia del personaje podría haber sido contado en un flashback -recurso utilizado en cada capítulo durante toda la serie- pero los autores deciden sorprendernos dando espacio a que el actor Bob Odenkirk se luzca demostrando su capacidad como intérprete. El personaje abre su corazón en una escena dramática situada en el incómodo escenario de un bingo repleto de los ancianos que podrían ser su futuro profesional.


En ese estado emocional, Jimmy necesita escapar y volver a sus orígenes. Eso significa reencontrarse con Marco (Mel Rodríguez), su cómplice en las pequeñas estafas que perpetraba en Cicero, un municipio de Chicago. Durante una semana, volverá a ser el viejo "Slippin´ Jimmy". Por un momento pensamos que esta podría ser su nueva vida. Pero hay un tono crepuscular y nostálgico en esta larga secuencia protagonizada por Marco. La sensación de que no se puede volver atrás. Aparece entonces la energía de la muerte: la del propio Marco. Su fallecimiento cierra un capítulo en la vida de Jimmy y parece significar también la desaparición de "Slippin´ Jimmy".


Tras el funeral de Marco, Jimmy vuelve a Alburquerque. Ha recibido la noticia -a través de Kim (Rhea Seehorn)- de que le ofrecen un puesto en un bufete. Quizás la muerte de "Slippin´ Jimmy" significa una resurrección, la del abogado Jimmy McGill. Pero ¿Realmente quería eso Jimmy? ¿O lo hacía solo para ganarse el favor de Chuck (Mike McKean)? Una visita a su hermano nos demuestra quién es realmente Chuck -una mala persona- y que lo que hacía Jimmy por él era digno de un servicial becario.


Aún con esa imagen en la cabeza, Jimmy parece dispuesto a aceptar convertirse en socio del bufete de abogados. Pero el anillo que lleva en el dedo, un recuerdo de Marco, significa que una parte de "Slippin´ Jimmy" resucita. En un diálogo con Mike (Jonathan Banks) sobre el dinero de los Kettleman -que Jimmy devolvió porque quería hacer "lo correcto"- descubrimos que su experiencia como estafador se ha integrado a su crecimiento personal como abogado. Es decir, "Slippin´ Jimmy" -estafador- se mezcla con Jimmy McGill -abogado- para formar una nueva personalidad: la de Saul Goodman, ese abogado estafador que en algún momento cruzó su camino con Walter White y Jesse Pinkman.

CAPÍTULO ANTERIOR: PIMENTO