AGENT CARTER -TEMPORADA 1- A SIN TO ERR


A SIN TO ERR (10 DE FEBRERO DE 2015) -AVISO SPOILERS-

Hay que reconocer que este episodio de Agent Carter se esfuerza bastante por entretener, aunque no lo consiga del todo. Es sin duda interesante que el jefe Dooley (Shea Whigham) le asigne -por fin- una misión a Peggy (Hayley Atwell), pero esta se resuelve con más humor que tensión: la agente debe localizar, una a una, a las exparejas de Howard Stark (Dominic Cooper). Las chicas entrevistadas se dedican a abofetear a Jarvis (James D´Arcy) en un gag cuya gracia es discutible.


El objetivo de Peggy es localizar a la peligrosa asesina rusa, Dottie Underwood (Bridget Regan), que protagoniza las escenas más satisfactorias del episodio. Dottie asesina a un dentista (Rick Peters) -que se dedicaba a abusar de las candidatas a un puesto de ayudante- para hacerse con su piso y con su ventana. La escena tiene una idea de montaje destacable que quizás pasa desapercibida: el sonido del taladro dental que la rusa utiliza para torturar a su víctima se encadena con el rugido de un martillo neumático en la calle. Luego, desde la consulta del dentista asesinado, Dottie protagoniza una de las imágenes más potentes del episodio al empuñar un rifle con mira telescópica. Pero su plan no es asesinar a nadie sino comunicarse con el doctor Ivchenko (Ralph Brown), que se revela aquí como la malvada mente detrás de Leviatán. Pero Dottie utiliza el aparatoso rifle con el único fin de valerse de la mira telescópica para ver las señales -en código morse- que el psiquiatra hace con el dedo en el marco de la ventana del jefe Dooley. Eso resulta algo decepcionante. Sin embargo, la secuencia en la que el doctor Ivchenko utiliza sus poderes hipnóticos para acabar con la vida del agente Yauch (Alexander Carroll) sí consigue un tono realmente inquietante.


El episodio cuenta también con una escena de acción, una pelea más o menos lucida, en el dinner habitual de Peggy; un momento relativamente ingenioso que utiliza la frustrante carrera como actriz del personaje de Angie (Lyndsy Fonseca); y para el final, un beso entre Peggy y Dottie que no está del todo mal.

CAPÍTULO ANTERIOR: THE IRON CEILING