LEGENDS OF TOMORROW -TEMPORADA 1- PILOTO (PARTE 2)


PILOTO (PARTE 2) (28 DE ENERO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

Los primeros 10 minutos de este episodio bastarían para justificar la existencia de Legends of Tomorrow. En el money shot del capítulo, vemos a todos los (anti)héroes reunidos en una pintoresca venta de armas a bandas criminales y grupos terroristas -entre ellos el Damian Darhk (Neal McDonough) de Arrow- en Noruega en 1975. Cuando se revela la verdadera identidad de los protagonistas, The Atom (Brandon Routh) entra en acción -por primera vez le vemos miniaturizado- y desencadena un plano secuencia que recuerda al que abre Vengadores: La era de Ultrón (Joss Whedon, 2015), salvando las distancias presupuestarias, claro. La imagen es el equivalente del splash page que en los cómics constituye el momento -visualmente- más espectacular del relato en viñetas.



El detonante de la trama principal de este segundo episodio recuerda a Terminator 2: El juicio final (James Cameron, 1991). Si en aquella el brazo mutilado del T-800 (Arnold Schwarzenegger) propiciaba el salto tecnológico que permitía la creación de la temible Skynet, aquí, una parte perdida de la armadura de The Atom podría liarla parda en 1975. Por otro lado, el (des)encuentro entre el doctor Martin Stein (Victor Garber) y su yo del pasado (Graeme McComb) tiene el humor nostálgico de Regreso al futuro (Robert Zemeckis, 1985), poniendo en peligro su futuro matrimonio, como ocurría con el de los padres de Marty McFly (Michael J. Fox). Eso sí, los años 70 son menos inocentes que los 50 y -sorprendentemente- aquí se habla de drogas (blandas). White Canary (Caity Lotz) se lo va a pasar muy bien.



La trama secundaria sobre el robo de la daga que podría matar al villano Vandal Savage (Casper Crump) resulta más esquemática pero cumple con la función de definir las diferencias éticas entre Ray Palmer y Captain Cold (Wentworth Miller). Pero la subtrama más sorprendente del episodio es la romántica. Hawkgirl (Ciara Renée) se niega a aceptar que esté destinada a ser el amor de Hawkman (Falk Hentschel). Pero cuando él acepta desistir en sus intentos de conquistarla, ella comienza a enamorarse. Clásico. Y justo a tiempo para que la inesperada muerte de él sea trascendente.

CAPÍTULO ANTERIOR: PILOTO (PARTE 1)