AGENTES DE S.H.I.E.L.D -TEMPORADA 3- MANY HEADS, ONE TALE


MANY HEADS, ONE TALE (17 DE NOVIEMBRE DE 2015) -AVISO SPOILERS-

Estamos ante uno de los mejores episodios de Agentes de S.H.I.E.LD. no por su calidad como capítulo aislado, sino por cómo conjuga todas las tramas abiertas en esta tercera temporada. Un primer giro, de entrada, me ha parecido brillante por jugar en contra de nuestras expectativas. Desmintiendo el cliffhanger de la entrega anterior, descubrimos que el director Phil Coulson (Clark Gregg) no ha caído en la trampa de su rival, Rosalind Price (Constance Zimmer), sino todo lo contrario. Los dos espías han estado jugando en igualdad de condiciones a seducirse para conseguir ventaja sobre el otro. Pero, al mismo tiempo, ambos han acabado implicándose sentimentalmente. Esta subtrama es una expresión del tema central de esta serie sobre espías: la dificultad para confiar en otros. Pero la cosa va a más, porque en otro giro inesperado, descubrimos que Rosalind no es más que un títere en manos del manipulador Gideon Malick (Powers Boothe), la última cabeza de lo que fue HYDRA. 


La gran revelación de este episodio es que todo el tiempo HYDRA -que parecía desarticulada- ha sido el enemigo de S.H.I.E.L.D. El mencionado Gideon Malick es el gran villano que mueve los hilos, manipulando al traidor Grant Ward (Brett Dalton) para convertirlo en una nueva "cabeza" de la organización. Pero todavía más sorprendente es la revelación de que la sociedad secreta que intentaba utilizar el monolito para viajar al planeta extraterrestre también era HYDRA. Esto permite que Fitz (Iain De Caestecker) y Simmons (Elizabeth Henstridge) se besen -por fin- cuando absolutamente nadie se lo esperaba. Y eso es genial. Por si fuera poco, Gideon revela que el plan maestro es devolver a la Tierra a un misterioso -y suponemos que poderoso- inhumano, que comandaría un ejército de superseres a su servicio: aquí entra Lash, el doctor Andrew Garner (Blair Underwood) que ahora es prisionero del enemigo. Si añadimos que la agente May (Ming-Na Wen) recluta al inhumano Lincoln (Luke Mitchell), podemos decir que no queda un solo cabo suelto en esta temporada. Impresionante.

CAPÍTULO ANTERIOR: CHAOS THEORY