AGENTES DE S.H.I.E.L.D -TEMPORADA 3- AMONG US HIDE


AMONG US HIDE (3 DE NOVIEMBRE DE 2015) -AVISO SPOILERS-

El serial cinematográfico de aventuras hizo suyo aquello del cliffhanger: dejar al protagonista en una situación de peligro de la que es imposible escapar. En la siguiente entrega del serial, a veces, los guionistas se permitían cambiar ligeramente las cosas para permitir la supervivencia del héroe. En este capítulo de Agentes de S.H.I.E.L.D un flashback soluciona lo que parecía una muerte segura al final del anterior, la de un personaje secundario -pero importante-, el psiquiatra Andrew Garner (Blair Underwood). Un convaleciente Garner desvela que la presencia secreta de un agente infiltrado le salvó la vida. El que sea el propio psiquiatra el que cuente lo ocurrido es importante. Porque está mintiendo.


Among Us Hide tiene dos temas centrales. Por un lado, estamos ante varias historias de superación. Bobbi Morse (Adrianne Palicki) intenta recuperarse de sus lesiones para volver al servicio activo. La agente Melinda May (Ming-Na Wen) abandona su retiro para ayudar a sus compañeros a cazar al traidor Grant Ward (Brett Dalton). Simmons (Elizabeth Henstridge) sigue sufriendo las consecuencias de haber pasado mucho tiempo en un planeta extraterrestre. Incluso la directora rival, Rosalind Price (Constance Zimmer) desvela que tuvo que superar la muerte de su marido. Por último, Lance Hunter (Nick Blood), comienza a lidiar con un problema de control de la ira que ha obligado a Phil Coulson (Clark Gregg) a inhabilitarle temporalmente. Como veis, prácticamente todos los personajes deben afrontar una experiencia traumática. Esto da pie a una estupenda escena de pelea entre May y Bobbi; además de la frase molona del episodio cuando la propia May le asegura a Coulson que "ha vuelto".


El segundo tema del capítulo es el recurrente en toda la serie: la confianza. Daisy Johnson (Chloe Bennet) comienza a sospechar de Coulson precisamente porque este empieza a fiarse de Rosalind. Y todos los agentes sospechan que Banks (Andrew Howard), es en realidad Lash, el inhumano asesino de inhumanos. Pero las apariencias engañan. Banks no es Lash. La propia Daisy miente cuando dice no saber dónde está Lincoln (Luke Mitchell). Gideon Malick (Powers Boothe) no ayuda al joven Strucker (Spencer Treat Clark) sino que le entrega a Ward. un nuevo flashback -desde la perspectiva de Strucker- desmiente lo que hemos visto al inicio. El doctor Andrew Garner es el auténtico Lash -por eso no murió en el cliffhanger del episodio anterior-. Se convierte así en el personaje en el que todos confían, pero que en realidad es el enemigo oculto entre ellos.

CAPÍTULO ANTERIOR: 4,722 HORAS