LUCKY MAN -TEMPORADA 1- WIN SOME, LOSE SOME



WIN SOME, LOSE SOME (29 DE ENERO DE 2016) -AVISO SPOILERS-


Esta segunda entrega de la serie Lucky Man es un episodio sólido que se me antoja mucho más interesante que el primero. Tras pagar el peaje de tener que contar el origen del héroe, la acción se desarrolla aquí de una forma más fluida. Me resulta curioso cómo Lucky Man puede ser una entretenida -aunque algo encorsetada- historia policíaca protagonizada por el clásico héroe de Marvel Comics creado por Stan Lee. Harry Clayton (James Nesbitt) tiene un poder -la suerte- que conlleva una gran responsabilidad. Cada golpe de fortuna lleva aparejada una desgracia, una idea expresada visualmente de una forma sencilla pero eficaz: el protagonista escribe en post-it las cosas buenas y malas que le han ocurrido, siguiendo los consejos del orientador de su terapia para ludópatas. Además, Harry, como Peter Parker, ve cómo su labor bienhechora levanta las sospechas de su jefe, el superintendente Winter (Steven Mackintosh), igual que el editor J. Jonah Jameson cree que Spiderman es una amenaza. Otro elemento en común es que los allegados a Harry -su familia- están en peligro, como suele ocurrir con los seres queridos de un superhéroe. Clayton incluso tiene un "Bucky" -un sidekick- en su compañera Suri (Amara Karan) que comienza a ganarse nuestra simpatía.


Como si fuera un héroe de Marvel, Harry debe aprender cómo funcionan sus poderes y eso da mucho juego en este episodio: cuando reta al habilidoso trilero una y otra vez; el momento en el que intercambia su apuesta en las carreras de galgos; o cuando decide lanzarse a cruzar una autopista confiándose a su suerte. Por último, el que Harry deba utilizar sus habilidades para "hacer el bien" -da el dinero ganado en sus apuestas a la madre de un niño enfermo- coincide con el tono de fábula moral de aquellos primeros superhéroes que creó Stan Lee en los años sesenta.

CAPÍTULO ANTERIOR: MORE YANG THAN YING