FEAR THE WALKING DEAD -TEMPORADA 2- BLOOD IN THE STREETS


BLOOD IN THE STREETS (1 DE MAYO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

¿No habéis percibido cierta pereza en los episodios que hemos visto hasta ahora de la segunda temporada de FTWD? En este capítulo se recurre a la idea -ya muy sobada- de The Walking Dead de enfrentar a los protagonistas a un peligroso grupo de supervivientes. Los que aparecen aquí -contactados por Alicia Clark (Alycia Debnam-Carey) por radio- no son enemigos demasiado memorables. Primero porque no se ha conseguido transmitir una sensación de amenaza previa a su llegada -nada que ver con Negan (Jeffrey Dean Morgan) en TWD- y segundo porque son derrotados con bastante facilidad. El elemento que diferencia a este spin-off de su serie madre es que los protagonistas son personas normales que no pueden defenderse de sujetos armados como los que aparecen aquí. Por eso resulta insatisfactoria la llegada de Carlos (Arturo del Puerto) diestro con el rifle, que elimina a los secuestradores fácilmente -hace disparos demasiado certeros, creo yo- por lo que esa diferencia de la que hablaba antes se pierde. Tener a Carlos en el grupo es como tener a Rick (Andrew Licoln) o a Daryl (Norman Reedus). Se desperdicia por tanto la oportunidad de hacérselo pasar verdaderamente mal a los personajes. ¿No sería eso más interesante?. También veo cierta pereza en la forma en la que se mezclan la historia principal y los flashbacks que desvelan quién es realmente Victor Strand (Colman Domingo). Las escenas del pasado aparecen un poco al azar, sin justificaciones. Además, lo que nos cuentan no añade significado a lo que ocurre en la actualidad. Solo sirve para justificar la actitud egoísta de Strand: este desea reunirse con el millonario -dueño del bote- al que intentó timar y del que está enamorado. Pero no quiero ser negativo. Hay buenas ideas en este episodio. Nos mantiene en vilo hasta que descubrimos lo que pretende Nick Clark (Frank Dillane) que protagoniza el momento más gore al abrir en canal a un zombie para cubrirse con su sangre y pasar desapercibido. También es interesante que Alicia negocie con Jack (Daniel Zovatto) para salvar a su familia, lo que significa sacrificar a los Salazar. Pero el apunte más oscuro es la guerra psicológica que le hace Madison Clark (Kim Dickens) a su secuestradora embarazada: ¿Y si ha perdido el bebé y se ha convertido en un zombie dentro de su vientre?. Eso sí, la idea tiene un precedente en Amanecer de los muertos (Zack Snyder, 2004).

CAPÍTULO ANTERIOR: OUROBOROS