FEAR THE WALKING DEAD -TEMPORADA 2- SHIVA


SHIVA (22 DE MAYO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

Creo que este episodio de FTWD, que cierra la primera parte de la segunda temporada, confirma que la serie ha bajado su nivel de calidad de forma alarmante. Me han chirriado sobre todo los cambios repentinos, gratuitos, en el comportamiento de los personajes. Chris Manawa (Lorenzo James Henrie) se convierte en una especie de psicópata capaz de agredir a su propio padre. ¿Por qué?. Que Travis Manawa (Cliff Curtis) siga a su hijo hasta el fin del mundo está justificado, pero no tanto que abandone al resto de su familia. El argumento vuelve a ser que el vínculo biológico es más fuerte que cualquier otro. Vale. Pero el que Travis llegue a una casa, en mitad de la nada, en la que habita un hombre cuyo hijo es secuestrado por Chris, parece forzado. Resulta extraño que, tras el Apocalipsis zombie, en un mundo casi deshabitado, Chris encuentre casualmente a una familia y que encima les utilice como víctimas. Pero lo que peor me ha sentado es que Daniel Salazar (Rubén Blades), un personaje que comenzaba a ser muy interesante, se vuelva loco y -aparentemente- se inmole. El fuego -purificador- que arrasa la hacienda en la que Celia (Marlene Forte) mantenía a un montón de familiares y amigos zombificados parece una solución de guión bastante simple. Todos se queman y se acabó el problema. Tampoco entiendo la actitud de Nick Clark (Frank Dillane) que abraza rápidamente las creencias de Celia y decide quedarse solo, embadurnado de vísceras, para vivir entre los zombies que, para él, son iguales que los vivos. Por último, no me convence la repentina fidelidad de Madison (Kim Dickens) hacia Strand (Colman Domingo), personaje que nunca se ha mostrado generoso con ella o con su familia. Resumiendo: mucho tienen que mejorar los próximos episodios para que esto levante cabeza.

CAPÍTULO ANTERIOR: SICUT CERVUS