FEAR THE WALKING DEAD -TEMPORADA 2- SICUT CERVUS


SICUT CERVUS (15 DE MAYO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

Los elementos religiosos han ido creciendo con el tiempo tanto en The Walking Dead -ahí está el padre Gabriel (Seth Gilliam)- como en este spin-off. Recordemos que las primeras escenas de esta serie ocurrían en una iglesia -momento que reaparece aquí en un flashback de Nick Clark (Frank Dillane)-. La fe católica se utiliza también como rasgo de los personajes latinos, claramente estereotipados: Ofelia Salazar (Mercedes Mason) reza y cree comunicarse con su madre fallecida; mientras su padre, Daniel Salazar (Rubén Blades) tiene un oscuro pasado como torturador de un régimen dictatorial en una república bananera. Más divertido es el inicio, con una parroquia entera de mexicanos creyentes que sucumbe a la infección zombie, pero de una forma curiosa: lloran sangre como esos supuestos milagros en imágenes religiosas. Luego descubriremos que el cura, los monaguillos y los feligreses fueron asesinados por Celia Flores (Marlene Forte), cuyo modus operandi consiste nada menos que en envenenar las hostias. Es Celia la que aporta algo de diversión al episodio, con su extraña forma de entender la vida ultraterrena en la que confían todos los cristianos, en lo que parece una interpretación demasiado literal del Día de los Muertos. La revelación de que Celia mantiene encerrados a un grupo de zombies de sus seres queridos y amigos, no sorprende demasiado. Por otro lado, la muerte de Thomas Abigail (Dougray Scott) resulta anticlimática con respecto al trayecto que ha hecho el barco del mismo nombre en los episodios anteriores: han llegado hasta aquí para nada. Por cierto, el tiempo que tarda una persona infectada en morir y convertirse en zombie es directamente proporcional a la necesidad de los guionistas: puede ser instantáneo si hace falta, o alargarse todo un episodio, como aquí. Por último, las dudas que podamos tener sobre si Chris Manawa (Lorenzo James Henrie) se ha desquiciado y tiene intenciones asesinas, más que por la ambigüedad de la historia, parecen producto de la torpeza narrativa. Chris agudiza el conflicto central de la serie, al dividir a la familia que forman Travis Manawa (Cliff Curtis) y Madison Clark (Kim Dickens) en bandos según sus hijos biológicos.

CAPÍTULO ANTERIOR: CAPTIVE