JUEGO DE TRONOS -TEMPORADA 6- BLOOD OF MY BLOOD


BLOOD OF MY BLOOD (29 DE MAYO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

Obviamente era imposible que el siguiente episodio tras The Door mantuviera su nivel de interés, resumible en la ya mítica frase "Hold the door". Pero tampoco me esperaba que este capítulo tuviese varias de las cosas que más me irritan de Juego de Tronos. Empezando por Samwell Tarly (John Bradley) que, como personaje, me resulta simpático, sí, pero ahora mismo me parece muy poco relevante. Lo que le ocurra a él y a su familia no me importa demasiado. En principio. Luego está el hecho objetivo de que la visita a su hogar y el enfrentamiento con su padre, Randyll Tarly (James Faulkner), acaba como sabíamos que iba a acabar. Al final de la subtrama, Samwell coge a su familia y se marcha. ¿Ha progresado la historia?. No. Luego estoy directamente enfadado por lo que están haciendo con Arya Stark (Maisie Williams). La chica lleva una eternidad entrenándose para convertirse en miembro de los Hombres sin Rostro de Braavos. La hemos visto intentar superar las pruebas de Jaqen H´ghar (Tom Wlaschiha) y Waif (Faye Marsay) durante un montón de episodios y ahora, en su primera misión, se arrepiente. Todo lo que hemos visto no sirve de nada. Supongo que Waif perseguirá a Arya y que esta, por fin, conseguirá vencerla. Pero ¿Ha progresado la historia?. No. Tampoco avanza demasiado la trama de los gorriones en Desembarco del Rey. Jaime Lannister (Nikolaj Coster-Waldau) se enfrenta, por fin, al Gorrión Supremo (Jonathan Pryce), pero ya sabíamos que el rey Tommen Baratheon (Dean-Charles Chapman) y su reina Margaery Tyrell (Natalie Dormer) se habían dejado comer el tarro por el religioso. ¿O no? Esto era harto predecible. Seguiremos esperando que pase algo -lo que sea- ahora que se han unido la religión y la política.


El otro punto que me fastidia es que esta serie me hace sentir tonto. Cuando aparecen personajes como Walder Fray (David Bradley) hablando del Pez Negro y de Aguasdulces me pierdo. Supongo que los que han leído todos los libros lo tendrán claro, pero creo que la serie no aporta los elementos necesarios para acordarme de esta gente. Sí que he retenido que el misterioso personaje enmascarado con boleadoras de fuego que rescata a Bran Stark (Isaac Hempstead Wright) es el tío que desapareció... ¡En el segundo episodio! Han pasado 5 años desde entonces. No puedo decir que al ver el rostro de Benjen Stark (Joseph Mawle) le haya reconocido, pero sí me acordaba de él. Más o menos. Por último, hay una breve secuencia con Daenerys Targaryen (Emilia Clarke) como protagonista, que reafirma las intenciones de conquista que tiene, básicamente, desde la primera temporada. Objetivos que no acaba de poner en práctica. Pero de vez en cuando parece que los guionistas se acuerdan de esto y al final del episodio nos sacan un dragón, como para tenernos enganchados. Pues yo sigo esperando que los dragones hagan algo. Que participen en una batalla. Que se coman a alguien. ¿Y vosotros?

CAPÍTULO ANTERIOR: THE DOOR