JUEGO DE TRONOS -TEMPORADA 6- BOOK OF THE STRANGER



BOOK OF THE STRANGER (15 DE MAYO DE 2016) -AVISO SPOILERS-

Daenerys Targaryen (Emilia Clark) desnuda, emergiendo de las llamas sin una sola quemadura, es una de esas potentes imágenes de fantasía heroica que de vez en cuando nos regala Juego de Tronos. Acaba de matar a todos los líderes -machos- de los dothrakis y los guerreros, las mujeres y los niños se arrodillan ante ella por esta demostración de poder. La idea es potente, pero no deja de ser una repetición de algo ya visto en la primera temporada. La trama de Daenerys es, sin duda, la que menos ha avanzado en estas seis entregas de la serie. Su historia parece desenvolverse en círculos: aquí, por ejemplo, Daario Naharis (Michiel Huisman) y Jorah Mormont (Iain Glen) culminan su misión de rescate solo para ver que la madre de los dragones no necesitaba ser rescatada. Antes, hemos visto que la pericia como estratega y diplomático de nuestro querido Tyrion Lannister (Peter Dinklage) desactiva lo único que ha conseguido Daenerys como reina: reinstaura la abolida esclavitud -al menos durante 7 años- en un divertidísimo ejercicio de cinismo y de pragmatismo político.


Hay que admitir que en este episodio ocurren un montón de cosas. Para variar. Se desatascan tramas que llevaban varios capítulos sin moverse. Y eso se agradece. Ya era hora de que se tomaran cartas en contra del asqueroso de Ramsay Bolton (Iwan Rheon), por ejemplo. Tras el emotivo reencuentro entre hermanos de Jon Snow (Kit Harrington) y Sansa Stark (Sophie Turner) vemos cómo deciden recuperar Invernalia utilizando el ejército de salvajes. En el mismo sentido, volvemos a ver a Petyr "Meñique" Baelish (Aidan Gillen) que manipula fácilmente a su rey, Robin Arryn (Lino Facioli), para atacar también a Ramsay. La escena con Robin me hace pensar, por cierto, que ya resulta repetitivo el recurso de poner a niñatos bajo la corona. ¿O no hay demasiados niños gobernando en Juego de Tronos?. Antes, la muerte de rigor en cada capítulo: Ramsay acaba con la vida de Osha (Natalia Tena). Oye, que era medio española. También era hora de que hicieran algo contra el Gorrión Supremo (Jonathan Pryce) y aquí Cersei Lannister (Lena Heady) -con la ayuda de Jaime Lannister (Nikolaj Coster-Waldau)- consigue por fin unir fuerzas con su hijo, Tommen Baratheon (Dean-Charles Chapman), su consuegra Olenna Tyrell (Diana Rigg) y Kevan Lannister (Ian Gelder). Juntos intentarán cargarse a los gorriones, pero, en una jugada típica de la serie, el Gorrión Supremo ya ha comenzado a ganarse un poco nuestras simpatías, gracias a la fantástica interpretación de Pryce en un monólogo tremendo. Recordemos también que la serie suele jugar en contra de nuestras expectativas. A ver qué pasa. Otro que se pone en marcha es Theon Greyjoy (Alfie Allen) que se une a su hermana Yara (Gemma Whelan) para recuperar el trono tras el asesinato de su padre en manos de su tío. Como una especie de Hamlet de género invertido.

CAPÍTULO ANTERIOR: OATHBREAKER