PRISONER X (GAURAV SETH, 2016) #NOCTURNA2016


Estamos metidos ya en Nocturna, el Festival Internacional de Cine Fantástico de Madrid, auténtico referente para abducidos de la ciencia ficción, el terror y otros géneros en los que lo importante es la imaginación. Se trata de una oportunidad única para ver películas que probablemente tardarán lo suyo en llegar a las salas de nuestro país o, directamente, nunca lo harán. Nocturna apuesta por el cine de género, de calidad y si es con talento español, mejor. La primera película que hemos visto en esta edición es Prisoner X, producción canadiense que aprovecha el auge de la llamada ciencia ficción low cost, una filosofía que podríamos resumir en grandes ideas y presupuestos pequeños. Justamente así es este film, basado en un texto de Robert Reed, escritor de ciencia ficción, ganador de un premio Hugo, cuya obra literaria es prácticamente desconocida en castellano: solo se ha traducido su mayor éxito, Médula (2012). En este caso, la novela corta Truth (2007) -nominada también a un Hugo- sirve de base para esta Prisoner X que propone la aparición de un terrorista que ha viajado en el tiempo desde el futuro a nuestro convulso y paranoico presente. La idea es ambiciosa. Los objetivos del terrorista tienen un alcance global, pero la acción se limita a un búnker en el que el viajero temporal, Ramiro (Romano Orzari), es interrogado sobre los posibles atentados. La protagonista, la agente Carmen (Michelle Nolden), establece con el misterioso criminal una relación que pretende ser como la de Hannibal Lecter y Clarice Starling. En sus mejores momentos, Prisoner X consigue ser evocadora -a pesar de sus escasos recursos- y absorbente. En algunos pasajes logra meternos en su extraña y complicada historia. Lamentablemente, creo que ciertas decisiones narrativas impiden que esta propuesta sea recomendable. Personajes poco trabajados, interpretaciones irregulares y la inocencia de algunos diálogos, lastran una idea de partida muy potente.