STAR WARS: EL DESPERTAR DE LA FUERZA (J.J. ABRAMS, 2015) -TRAILER 2-


Visto el último trailer de Star Wars: El despertar de la Fuerza (2015) todo indica que J.J. Abrams lo ha hecho bien. Pero también pensamos eso del trailer de Star Wars: La amenaza Fantasma (George Lucas, 1999) ¿O no? En mi opinión este último avance de la película consigue tres cosas. La primera, muy importante, que los personajes nuevos ya nos son familiares, aunque no sabemos demasiado de ellos. La segunda, que apela a la nostalgia -los actores clásicos- en su justa medida. Y tercero, que esto parece nuevo, pero también parece Star Wars. Cuando Rey (Daisy Ridley) dice "no soy nadie" deja claro que el primer misterio a desentrañar es su identidad ¿Es la hija de Leia Skywalker y Han Solo? Lo siguiente que vemos son las tropas de la Primera Orden que, si el Imperio estaba inspirado en los nazis, estos son el equivalente a unos neonazis, fanáticos de un legado maligno y su parafernalia. Todo muy coherente. Ahora bien ¿Quién es Finn (John Boyega)? ¿Por qué se disfraza de soldado de asalto? -me dice @malascuernas que es un soldado que cambia de bando-. La referencia nos hace pensar en Han Solo (Harrison Ford) haciéndose pasar por Stormtrooper para colarse en la Estrella de la Muerte ¿Es su hijo? El único otro personaje de raza negra de Star Wars es Lando Calrissian (Billy Dee Williams). Pero sería racista relacionarlos ¿O no? Finn aparece blandiendo una espada láser, pero eso no quiere decir que la sepa utilizar como un Jedi. ¿El único personaje no-Jedi que ha cogido una espada láser en una película de Star Wars? De nuevo Han Solo: en El Imperio Contraataca (Irving Kershner, 1980) para cortar las tripas de un tauntaun. La última pista: en el número 6 del cómic de Marvel de Star Wars se revela que Han Solo tuvo una exmujer... de raza negra. No digo más. Y luego está el tema de Kylo Ren (Adam Driver), obsesionado con Darth Vader... ¿Y si Anakin fuera su abuelo?


Volviendo al trailer, en cuanto nos hacemos estas preguntas, nos distraen con un montón de acción, que, con los mejorados efectos especiales actuales, promete ser espectacular. Justo entonces aparece Han Solo para decir -a Rey y a Finn ¿Hermanos? ¿Novios?-que "las historias que se cuentan" son reales. Está hablando de los Jedi, del Lado Oscuro, que, suponemos se han convertido en leyendas, en cuentos de hadas. Esto, sumado a que Luke (Mark Hammill) aparece, pero no da la cara -se ve su mano robótica apoyándose en R2D2- puede darnos una pista de por dónde van a ir los tiros. ¿Lo mejor? El plano de Leia (Carrie Fisher) -es la primera vez que la vemos en la película- abrazando emocionada a Han. Y esto es lo mejor del avance porque cuando ella aparece vemos a Leia, al personaje, no a la actriz. Ese plano es emocionante y demuestra que Abrams sabe dónde está el corazón de la saga. La enigmática frase "déjala entrar" cierra un avance que cumple con su misión de crear expectativas. Pero oye, tampoco es difícil considerando que esto es Star Wars. En todo caso, yo ya he comprado mis entradas.