THE FLASH -TEMPORADA 2- FLASH OF TWO WORLDS


FLASH OF TWO WORLDS (13 DE OCTUBRE DE 2015)

En 1940, Gardner Fox y Harry Lampert crearon a Flash, un nuevo superhéroe que nacía aprovechando el éxito de Superman (1938). Jay Garrick era súper veloz y luchaba contra el mal ataviado con un casco de metal adornado con alas. Los tebeos de superhéroes fueron un éxito rotundo hasta finales de la Segunda Guerra Mundial, tras la que estos coloridos personajes perdieron fuerza hasta desaparecer. Era el final de la Edad de Oro del cómic book. Pero a mediados de los años 50 volvieron. DC Comics decidió reintroducir a sus personajes clásicos con apariencias renovadas y un aire Sci-Fi. Flash regresó en 1956, con un nuevo traje rojo y una personalidad diferente, la de Barry Allen. El nuevo velocista, creado por los artistas Robert Kanigher y Carmine Infantino, fue un éxito. Comenzaba la Edad de Plata.


Ahora bien, en 1961 alguien -¿el editor Julius Schawrtz?- se preguntó sobre el por qué de la existencia de dos superhéroes con nombre y poderes idénticos, pero diferentes personalidades. ¿Qué había pasado con el Flash de los años 40? La respuesta llegó en el número 123 de The Flash, en una historia escrita por Gardner Fox en la que Barry Allen descubría una Tierra paralela -Tierra 2- en la que vive Jay Garrick, el Flash original. El tebeo es un hito en la historia del cómic de superhéroes y lo que más me gusta es que intenta explicar con ciencia ficción una decisión editorial del mundo real: el remake de un personaje antiguo para hacerlo más atractivo a un público nuevo. ¿El título de aquella historia? El Flash de dos mundos, exactamente como este episodio de la serie de televisión.


Pero esto no es todo. Aquel cómic de 1961 fue el comienzo del "multiverso", término que utiliza el doctor Martin Stein (Victor Garber) en este capítulo televisivo. Los superhéroes de DC Comics de la Edad de Plata -Superman, Batman, Flash, Green Arrow- viven todos en un universo de ficción compartido: en Tierra 1. Pero a partir de aquel tebeo deliciosamente inocente, los héroes de la Edad de Oro comenzaron a vivir en Tierra 2. Había allí, por ejemplo, otro Superman, pero con canas ¡Y casado con Lois Lane! Poco a poco, las tierras alternativas se fueron multiplicando con versiones cada vez más locas de los héroes clásicos. También aparecían nuevas tierras atendiendo a decisiones editoriales: si DC compraba los derechos del Capitán Marvel -Shazam- colocaba a esos personajes en la Tierra S. Si compraban a los héroes de la desaparecida editorial Charlton -Blue Beetle, Captain Atom, The Question- los metían en Tierra 4 (por cierto, estos fueron los personajes que Alan Moore quería utilizar para su Watchmen -1986- y que tuvo que recrear como Nite Owl, Dr. Manhattan y Rorschach). Ahora bien, desde un punto de vista argumental, esto era un lío. Llegó un momento en el que los autores no se enteraban de si el origen de Wonder Woman era el de la Tierra 1, 2, o de dónde había salido Wonder Girl. En 1985, la editorial decidió resolver esto con una historia que es otro clásico del cómic: Crisis en Tierras Infinitas (en las que, por cierto, muere Barry Allen). La ambiciosa historia mezclaba a todos los personajes habidos y por haber para luego acabar con el concepto de mundos paralelos en una especie de Big Bang. Tras las Crisis se nos volvería a contar el origen de cada personaje (modernizado), solo habría una versión de cada uno y todos vivirían en la misma Tierra. Los personajes de la Edad de Oro, como el Flash original, pasaban a ser más mayores que los de la Edad de Plata. Esto se mantuvo hasta el año 2005, cuando la serie Crisis Infinita -escrita por Geoff Johns, productor ejecutivo de The Flash- recuperaba el concepto de las tierras paralelas, nada menos que 52: por eso el doctor Stein y Cisco Ramon (Carlos Valdes) descubren en este capítulo 52 singularidades -portales a otro mundo- en Central City.


¿Qué significa todo esto? Pues que la segunda temporada de The Flash promete frikismo absoluto. Si antes los villanos que aparecían eran el resultado de la explosión del acelerador de partículas que también le dio sus poderes a Flash, ahora los metahumanos vienen de Tierra 2, al igual que Jay Garrick (Teddy Sears). El enemigo a batir de la primera temporada, que venía del futuro, Harrison Wells/Eobard Thawne/el Flash Reverso (Tom Cavanagh) es sustituido ahora por Zoom, otro velocista de Tierra 2, cuya identidad, en principio, también parece un secreto. En este episodio vemos a Sand Demon, Eddie Slick (Kett Turton) -cuya traslación a la pantalla recuerda más bien al Sandman, Flint Marko, enemigo de Spiderman- que tiene su doble -su doppelganger- en Tierra 1.


Resulta coherente que The Flash utilice el tema de las realidades paralelas, no solo por todo lo que acabo de explicar, sino porque esta idea está en "el aire". Así lo percibe el filósofo Slavoj Zizek en su libro Lacrimae Rerum (2006): "Una nueva experiencia vital está en el aire, una percepción de la vida que rompe los límites formales de la narración lineal y convierte la vida en un flujo multiforme: el carácter azaroso de la vida y las versiones alternativas de la realidad parecen imponerse incluso en el dominio de las ciencias "duras" (la física cuántica y su interpretación de la Realidad Múltiple, el proceso enteramente contingente que ha impulsado la evolución de la vida en la Tierra: tal como expuso Stephen Jay Gould en La vida maravillosa, los fósiles de Burgess Shale prueban que la evolución podría haber tomado un camino totalmente distinto). Experimentamos la vida o bien como una serie de destinos múltiples y paralelos que interactúan a través de encuentros contingentes pero de importancia crucial, puntos de intersección en los que una serie influye sobre otra (véase Vidas Cruzadas de Robert Altman) o bien como diferentes versiones/resultados de una misma trama que se repite una y otra vez (los "universos paralelos" o los "mundos alternativos" posibles: véase El azar de Kieslowski, La doble vida de Verónica y Rojo)". Resulta evidente ahora mismo una corriente de la ficción reciente que experimenta con una narrativa no-lineal como Perdidos (2004-2010), con personajes que se multiplican como en Los Cronocrímenes (Nacho Vigalondo, 2007) o con extrañas variaciones de la propia historia, como el epílogo de A propósito de Llewyn Davis (Hermanos Coen, 2013). Pero también tenemos que hablar de una (ciencia) ficción que se ocupa explícitamente de los universos paralelos, como Fringe (2008-2013), Star Trek (J.J. Abrams, 2009), Otra Tierra (Mike Cahill, 2011) la estupenda Coherence (James Ward Byrkit, 2013) o Interstellar (Christopher Nolan, 2014). En The Flash, este ilusionante capítulo se cierra con la reaparición de Harrison Wells ¿Es el de Tierra 2? ¿Es del futuro? Queremos saber más.

CAPÍTULO ANTERIOR: THE MAN WHO SAVED CENTRAL CITY