AGENTES DE S.H.I.E.L.D. -TEMPORADA 2- SCARS



SCARS (5 DE MAYO DE 2015) -AVISO SPOILERS-

Este episodio comienza con un guiño -siempre bienvenido- a Star Wars -recordemos que Marvel y la saga de Lucas son propiedad de Disney- en las sábanas del agente Sam Koening (Patton Oswald) ¿O es Billy Koening? La escena pertenece a un flashback que revela el origen del Protocolo Zeta. Básicamente, Phil Coulson (Clark Gregg) tiene escondido un Helitransporte por orden de Nick Fury (Samuel L. Jackson). Todo esto nos lleva a múltiples referencias a la película Vengadores: La era de Ultrón (Joss Whedon, 2015) que todavía podéis ver en los cines. Estáis tardando. Todo lo que ocurre en este episodio es posterior a esa película, que tiene importantes consecuencias en la serie. Básicamente S.H.I.E.L.D ha vuelto y ahora tienen un Helitransporte y varios Quinjets para operar a nivel internacional. Como antes. Os podéis quejar de que un hecho tan importante como este no ocurra dentro de la propia serie, sino en una película. Pero esas son las nuevas reglas del juego. Es la narrativa transmedia del Marvel Cinematic Universe.


Superado el peaje narrativo del MCU, la serie continúa con su historia principal. Creo que es la primera vez que Skye (Chloe Bennet) se refiere a su raza como "Los Inhumanos", personajes extraños creados por Stan Lee y Jack Kirby en 1965 en la cabecera de Los Cuatro Fantásticos. Esta raza de seres superpoderosos se enfrenta aquí a S.H.I.E.L.D. que, como cuerpo de seguridad, intentará controlarlos y "ficharlos" en un índice. Se trata de un concepto muy presente en el Universo Marvel tradicional: los Inhumanos son temidos y marginados como los mutantes de los X-Men, o los superhéroes en general en el crossover de Civil War que será la base argumental de la futura Capitán América: Civil War (2016).


El tema central en este capítulo es -una vez más- la confianza. Estos dos grupos -S.H.I.E.L.D y los Inhumanos- intentan entenderse. Pero dentro de cada bando, hay desacuerdos y traidores. Robert Gonzales (Edward James Olmos) y Melinda May (Mig-Na Wen) no se fían de Coulson. Mack (Henry Simmons) dimite por la misma razón. La Agente 33 (Maya Stojan) es una traidora, igual que su amado Grant Ward (Brett Dalton). Y Bobbi Morse (Adrianne Palicki) debería aparecer en cada plano de esta serie. Entre los Inhumanos, las cosas no están mejor. Calvin Zabo (Kyle MacLachlan) parece incontrolable y "malmete" todo lo que puede. Jiaying (Dichen Lachman) no sabe si fiarse de Raina (Ruth Negga) y sus visiones. Al final, nadie es lo que parecía ser. Jiaying demuestra ser manipuladora y eso le cuesta la vida a Gonzales. Va a comenzar una guerra entre los dos bandos y en medio está Skye: inhumana y agente de S.H.I.E.L.D al mismo tiempo.

CAPÍTULO ANTERIOR: THE DIRTY HALF DOZEN